La circuncisión no provee ningun beneficio a la salud. Parte # 2


Si la circuncisión fuese tan perjudicial ¿no habría más hombres discutiendo sobre el tema?
De hecho, un gran número de ellos está discutiendo sobre el tema. Organizaciones nacionales tales como
NOCIRC (National Organization of Circumcision Information Resource Centers) y NORM (National Organization of Restoring Men) son un ejemplo de la existencia de millones de hombres que han perdido sensibilidad y funcionalidad debido a la circuncisión. Hombres casados, solteros, heterosexuales, homosexuales y bisexuales de todas las edades se han encontrado con que su sexualidad se ha visto afectada por la pérdida del prepucio en la infancia.
Debido a que nuestra cultura promueve la no demostración de sentimientos de frustración o la no discusión abierta de problemas de salud, particularmente aquellos de naturaleza sexual, muchos hombres se sienten incapaces de describir sus problemas o no han podido encontrar una audiencia receptiva a sus problemas. Muchos de ellos ni siquiera saben cuánta sensación han perdido ya que es imposible para un hombre circuncidado imaginarse el placer que pudo haber tenido en sus relaciones si no hubiese sido circuncidado. Existen artículos médicos que indican que la circuncisión puede causar disfunciones sexuales a lo largo de la vida. También hay antecedentes de hombres circuncidados que sufren problemas con los roces y pérdida de placer sexual (ver
Historias personales).
La circuncisión afecta a cada hombre de una manera diferente. Durante el proceso de recuperación algunos hombres pueden redirigir los nervios y capilares cortados para mantener más o menos la sensación, mientras que otros la pueden perder casi por completo. Algunos hombres no pueden sentir ningún tipo de placer. Un hombre circuncidado de adulto comparó e ilustró sus experiencias sexuales antes y después de la circuncisión con el ejemplo de ver en color y ver en blanco y negro.
Si la circuncisión no provee ningún beneficio para la salud, ¿por qué los médicos la siguen practicando?
En los Estados Unidos se hace principalmente por cosmética. La imagen de un pene circuncidado se ha convertido en parte de nuestra cultura. De hecho muchas personas desconocen por completo como es la apariencia de un pene intacto. Algunos piensan que el pene intacto es feo o que puede ser antihigiénico. Lo que se ha aprendido es que un pene intacto resulta incómodo o desagradable.
El poder de la tradición no se puede subestimar. Muchos padres de familia indican su deseo de tener hijos que se parezcan a ellos o a sus amigos. A medida que la tasa de circuncisión disminuye en los Estados Unidos (se calcula que ahora es del 65%) se estima que mantener el pene intacto podría ser la norma en un futuro cercano.
Algunos padres solicitan la circuncisión debido a que ellos creen que evitará el desarrollo de enfermedades a lo largo de la vida de sus hijos. En realidad, la circuncisión no protege contra ninguna infección, contra el cáncer de pene, o contra enfermedades de transmisión sexual (tales como el VIH o el sida) y no reduce la tasa de cáncer cervical en las mujeres (ver las
CIRP, sección: "The role of the prepuce in prevention of disease and infections" para conocer el papel que juega el prepucio en la prevención de enfermedades e infecciones). Los mitos acerca de la circuncisión son difíciles de erradicar y aún se utilizan para justificar muchas cirugías.
Otra razón por la cual los médicos continúan practicando la circuncisión es porque, tanto ellos como el público en general, desconocen la función del prepucio. La educación médica estándar en los Estados Unidos incluye la práctica de la circuncisión pero no la descripción de la anatomía de un pene intacto o de su función. A principios del siglo pasado, los libros de medicina contenían imágenes de penes circuncidados en vez de penes intactos, por lo que muchos estudiantes de medicina nunca tuvieron la oportunidad de ver un pene intacto.
Muchos médicos y estudiantes no son conscientes de que ninguna organización médica en el mundo recomienda la circuncisión infantil.
La circuncisión es un procedimiento rápido y sencillo que los médicos practican en cuestión de minutos. Su costo es de unos pocos cientos de dólares. El prepucio amputado puede ser vendido luego a compañías de investigación médica o farmacéutica para producir champú, emolientes y para curar quemaduras de la piel. Los incentivos monetarios pueden complicar aun más este asunto.

Algunos bebés no lloran después de haber sido circuncidados, lo que implica que no les debe doler. Y aunque la operación sea dolorosa, si más tarde no recuerdan el dolor, ¿cuál es el problema?
Es difícil determinar qué tipo de consecuencias a largo plazo en el desarrollo mental y sensorial de un recién nacido puede producir una operación tan traumática como la circuncisión. La razón por la cual algunos bebés no lloran después de la circuncisión es porque están tan traumatizados por el dolor que entran en un estado de shock. Para cualquier niño, la circuncisión es una herida que traiciona el deseo temprano de acercamiento a sus padres. Los bebés circuncidados son más propensos a evitar el contacto, no responden a los estímulos de los padres y tienen problemas durante la lactancia.
Los bebés pueden sentir dolor más intensamente que los adultos. Debido a que el tránsito neural que permite la inyección de endorfinas (sustancias que limitan el dolor) no está bien desarrollado en los bebés. Ellos pueden sufrir mucho más dolor que si fuesen circuncidados siendo adultos. Hay evidencias que indican que el recuerdo del dolor sufrido durante la circuncisión permanece mucho tiempo. En un estudio se observó que los bebés circuncidados reaccionaban mucho peor al dolor causado por una vacunación meses después de ser circuncidados, a diferencia de los bebés intactos. Ver
CIRP, sección: "Pain of circumcision and pain control" (sobre el dolor de la circuncisión y el control del dolor).
Ninguna anestesia puede hacer este procedimiento indoloro.
¿No es más difícil limpiar y mantener un pene intacto?
El prepucio no necesita de ningún cuidado especial. El prepucio de un niño no se puede retraer, por lo tanto no se aconseja hacerlo por la fuerza durante el baño. A la edad de 18 años, el prepucio se podrá retraer normalmente y permitir su lavado con agua tibia. No es necesario usar jabón o ninguna sustancia especial. El pene intacto es un órgano que se limpia así mismo pues produce esmegma. Esta es una sustancia cremosa que también es producida por las mujeres y que contiene células muertas y sustancias inmunológicas que combaten a los agentes infecciosos. Ver las
CIRP, sección: "Proper penile hygiene for intact men" (sobre la correcta higiene del pene en un hombre intacto).
Después de la circuncisión, el pene necesita de cuidado y seguimiento especial. Si no hay complicaciones, la herida abierta necesitará unos diez días para sanar. En esta etapa, el niño tendrá dificultades para dormir o ser amamantado. Además, se encontrará en riesgo de contraer infecciones, de que el vendaje se pegue a la herida o de no tener una curación normal.
¿Qué sucede si un hombre intacto más tarde tiene problemas con su prepucio?
El problema más común que lleva a la práctica de la circuncisión en un hombre normal es una intervención médica conocida como fimosis, en la que el prepucio se inflama apretando la cabeza del pene. En un niño, puede ser a causa de retraer el prepucio a la fuerza rasgando la piel y dejando una herida susceptible a infecciones. La circuncisión constituye un tratamiento extremo para tratar la fimosis ya que el problema se puede resolver con cremas que contienen esteroides, con prepucioplastia, o masajes especiales para expandir el prepucio. Ver
CIRP, sección "Conservative treatment of penile problems" (sobre el tratamiento preventivo de problemas en el pene).
Como muchas otras partes del cuerpo, el prepucio es propenso a desarrollar células malignas. Sin embargo, no es lo usual (aproximadamente uno de cada 100,000 casos) y suele ocurrir en hombres de edad avanzada. La única razón médica para circuncidar a un hombre es por congelación o gangrena en el prepucio, que son problemas más extraños aún.
¿Cuáles son las posturas éticas acerca de la circuncisión? ¿Podría considerarse como una violación de los derechos humanos?
Existen dos argumentos principales que promueven la defensa ética de la circuncisión practicada en menores.
El primero se basa en los derechos del niño a su integridad física y autodeterminación. Muchas resoluciones de la Asamblea General de las Naciones Unidas han establecido estos y otros derechos relacionados con el niño (ver
Attorneys for the Rights of the Child). El acto de amputación improcedente viola ambos derechos. La circuncisión no es necesaria desde el punto de vista médico, y no proporciona beneficios a la salud. Por lo tanto, constituye una amputación innecesaria.
El segundo argumento se basa en que todos los seres humanos poseemos los mismos derechos. A partir de la declaración de las Naciones Unidas en contra de cualquier cirugía que provoque alteración del aparato genital femenino, y desde que en 1997 pasó a ser ilegal en los Estados Unidos, los derechos dictan que tanto niños de sexo masculino como intersexuales tienen derecho a la misma protección en contra de las cirugías innecesarias.
Además, para que una cirugía pueda ser defendida ética y legalmente, se requiere un consentimiento informado. El mismo se torna más importante aun cuando es un menor a quien se le practica la cirugía y/o cuando la cirugía es de naturaleza sexual. La parte informada del consentimiento informado, requiere que se le brinde información completa acerca del procedimiento (lo que incluye riesgos, beneficios y alternativas) al responsable de la decisión (en el caso de circuncisión infantil, el tutor legal). Los documentos que contienen el consentimiento informado que proveen médicos privados y hospitales no contienen esta información. Por lo tanto, también se viola el derecho de los padres a recibir esta información.

2 comentarios:

Mami de Héctor dijo...

Gran artículo, se lo daré a leer a mi esposo.
Saludos.

marigu dijo...

Que bueno saber que hay más mamás que cuestionan la circuncisión. Mi esposo y yo sufrimos mucho por este tema, algunos médicos nos decían que si no lo circuncidábamos tendría problemas de mayor e infecciones, una vez una doctora jaló muy fuerte su prepucio que sangró por un pequeño desgarre que le provocó, y bebé estaba muy pequeñito como para que ésta tipa pretendiera que se le bajara. Y estuvimos a un paso de hacerle la cirugía. Investigamos y pedimos segundas opiniones y mi hijo ya tiene 4 años, no ha tenido ningúna infección y su pediatra nos dice que está perfecto.
Que bueno que tienes esta información en tu blog.