Crianza con apego

Historia
La teoría del apego, propuesta originalmente por John Bowlby, indica que el niño tiene tendencia a buscar proximidad con una persona y sentirse seguro cuando esa persona está presente. En comparación, Sigmund Freud propuso que el apego era una consecuencia de la necesidad de satisfacer varios deseos. En la teoría del apego, el apego se considera un sistema biológico y los niños están naturalmente unidos a sus padres porque son seres sociables, no simplemente porque necesitan a otras personas para satisfacer sus deseos. El apego es parte normal del desarrollo del niño.
La psicóloga del desarrollo Mary Ainsworth ideó un procedimiento, llamado La Situación Extraña (The Strange Situation), para observar relaciones del apego entre la madre y el niño humanos. Durante 20 minutos, observó interrupciones generadas en el vínculo madre/niño, y se fijó en que estos afectaban la exploración y el comportamiento del niño hacia la madre. Este análisis del apego ha sido cuestionado recientemente, ya que podría no ser una medida válida para los niños que no experimentan angustia ante el primer encuentro con un extraño. (ej., Clarke-Stewart, Goossens, y Allhusen, 2001).
Según la Attachment Parenting Internacional (API) hay 8 principios que fomentan el apego saludable (seguro) entre los padres/tutores y el niño. Aunque ninguno de esos principios derivan directamente de la investigación original del apego, se presentan como prácticas para “ser padres” que pueden llevar a un “vínculo firme”, a una “receptividad coherente y sensible” y a una “disponibilidad física y emocional” que para la investigación son factores clave en un vínculo seguro.

Ocho principios de la crianza con apego
La Attachment Parenting International (API), partidarios de la Crianza con Apego del Dr. Sears, intentan fomentar un vínculo seguro con los hijos mediante ocho principios que se identifican como metas a conseguir por los padres. Estos ocho principios son:

*Preparación para el embarazo, el nacimiento y la labor como padres.
*Alimentación con amor y respeto.
*Responder con sensibilidad.
*Utilizar la crianza de apego.
*Incluir la crianza también durante las noches.
*Proporcionar el cuidado cariñoso constante.
*Practicar la disciplina positiva.
*Esforzarse para un equilibrio en la vida personal y familiar.

Estos valores se interpretan de diversas maneras por todo el movimiento. Algunos padres afines a la crianza con apego también eligen vivir una forma de vida familiar natural, tal como el parto natural, el nacimiento en casa, criar en casa, educación en el hogar, aprendizaje natural, el movimiento anti-circuncisión, ligas para la libertad de vacunación, salud natural, movimientos de cooperativa y consumo de alimentos orgánicos.
Sin embargo, el Dr. Sears no requiere que los padres sigan estrictamente ningún conjunto de reglas, sino que anima a los padres a ser creativos al responder a las necesidades de sus hijos. La crianza con apego, fuera del modo del Dr. Sears, se centra en las respuestas que respaldan los vínculos seguros.

Cuidadores
Los partidarios de la crianza con apego consideran importante el apego continuo del niño con su cuidador principal. Sin embargo, muchos contratan cuidadores, independientemente de que uno de los padres permanezca en casa. El cuidado “amigo” de la crianza con apego se centra en resolver las necesidades del niño primero, pero sin rechazar las obligaciones laborales de los padres fuera de casa.

Disciplina
La crianza con apego busca entender las necesidades biológicas y psicológicas de los niños, y evitar expectativas poco realistas en el comportamiento del niño. Al fijar límites que sean apropiados para la edad del niño, la crianza con apego toma en cuenta cada etapa física y psicológica del desarrollo que el niño está experimentando. De esta manera, los padres pueden intentar evitar la frustración que ocurre cuando esperan cosas que los niños no pueden hacer aún.
La crianza con apego mantiene que es de vital importancia para la supervivencia del niño que sea capaz de comunicar sus necesidades a los adultos y que estas sean atendidas sin demora. El Dr. Sears advierte que mientras el niño es pequeño, es mentalmente incapaz de ninguna manipulación. Sears comenta que durante el primer año de vida, las necesidades y los deseos de un niño son lo mismo. El Dr. Sears y otros partidarios de la crianza con apego piensan que las necesidades no satisfechas aparecen de inmediato intentando satisfacer lo que no fue satisfecho. La crianza con apego observa el desarrollo así como la biología del niño para determinar las respuestas psicológicamente y biológicamente apropiadas para cada etapa. La crianza con apego no significa resolver una necesidad que el niño pueda satisfacer por sí mismo. Significa entender cuáles son las necesidades, cuándo se presentan, cómo cambian a lo largo del tiempo y de las circunstancias, y ser flexibles al idear maneras para responder apropiadamente.
Prácticas similares son conocidas como crianza natural, crianza por instinto, crianza intuitiva, crianza de inmersión o crianza en el “concepto del continuum”.

Las críticas
Una crítica a la crianza con apego es que puede ser muy agotadora y exigente para los padres. Sin la ayuda de amigos o de la familia, el trabajo de la crianza puede ser difícil. La escritora Judith Warner afirma que la “cultura de la maternidad total”, de la que ella culpa en parte a la crianza con apego, ha llevado a las madres a una “época de la ansiedad” en la sociedad moderna americana. La socióloga Sharon Haysdel opina que la “ideología de la maternidad intensiva” impone obligaciones poco realistas y perpetúa una vida de “doble turno” para las mujeres trabajadoras.
Otra crítica es que no existe una argumentación concluyente o convincente de la investigación, aparte de los testimonios de los padres que en ella participan, que demuestre que la intensa labor de la crianza con apego es de algún modo superior al modo de “crianza mayoritaria” a largo plazo. El psicólogo Jerome Kagan ha criticado los estudios de la crianza con apego por descuidar la influencia del temperamento natural. Él indica que factores de la personalidad tales como la timidez están parcialmente heredados. Un niño en la “situación extraña” puede crear un vínculo seguro con su madre pero llorar a causa de un alto temperamento reactivo.
La Academia Americana de Pediatría ha corregido recientemente su política con respecto a la prevención de SMSL, eliminando el compartir la cama con bebés (aunque animan a compartir el cuarto). La Comisión para la Seguridad de Productos de Consumos de los EE.UU. también advierte contra colechar (compartir la cama con bebés). La Attachment Parenting International (API) publicó un informe alegando que los datos indicados por la Comisión para la Seguridad de Productos de Consumos de los EE.UU. no eran fiables, ya que los co-patrocinadores de la campaña generaban un conflicto de intereses.

No hay comentarios: